MEDICINA NATURAL

Medicina natural y vida saludable


Deja un comentario

DIETA EN INVIERNO … A LA RICA VERDURA

verduras-de-invierno

Cuando hace frío es bien cierto que apetecen platos calientes y más contundentes, pero no por ello tiene que dejar de ser sanos.

Aunque los expertos no acaban de aclarar si se necesitan consumir más o menos calorías en invierno, sí que parece razonable pensar que, cuando bajan las temperaturas, el simple hecho de mantener la temperatura corporal supone un esfuerzo y consumo extra de calorías. Aunque también es cierto que debemos respetar el equilibrio energético y consumir siempre alimentos sanos y saludables que nos ayuden a aportar a nuestro organismo todos los nutrientes que necesita para funcionar de forma correcta.

Así, los platos estrellas de la temporada son las sopas, cremas y estofados.

Y una vez más, la sabia naturaleza nos marca el camino. En invierno, las hortalizas para ensalada escasean, y es temporada de verduras, ideales para tomar en forma de sopas o cremas y purés bien calentitos.

Entre las verduras típicas de invierno destacamos hoy la calabaza. Rica en fibra soluble muy beneficiosa para el tránsito intestinal y, por su color, sabemos que contiene betacaroteno, la provitamina A, con alto poder antioxidante. Destacan también en esta época del año las espinacas y las acelgas. Presentan un color verde oscuro y contienen una buena cantidad de ácido fólico (del grupo de la vitamina B) muy necesario sobre todo en mujeres en edad fértil, ya que previene las malformaciones en el tubo neural.

El cardo, la alcachofa, la escarola y la endibia son también de esta temporada y tienen en común contener una gran cantidad de agua y aportar pocas calorías. Mención especial merece la alcachofa con alto contenido en potasio, magnesio, fósforo y fibra. Oímos hablar mucho de las propiedades medicinales de la alcachofa, pero son las hojas donde se encuentran los principios activos responsables de esta acción y no los frutos (lo que consumimos como verdura). Al contrario de la delicia gastronómica que suponen las alcachofas, las hojas son muy amargas y debemos tomarlas en forma de preparados farmacéuticos que eviten su mal sabor (en cápsulas o ampollas). Las hojas de alcachofa así consumidas favorecen la digestión, tienen efecto depurativo y detoxificante y ayudan a perder peso.

Otra verdura más desconocida es la borraja. Se puede encontrar en conserva o congelada, como cualquier otra verdura. Debido a que contiene mucho potasio y magnesio, tiene un efecto depurativo y diurético muy importante.

Por último, una familia de verduras que no debemos olvidar en invierno son las crucíferas: todo tipo de coles y brócolis. Estas verduras contienen compuestos de azufre (que son los responsables de su olor característico cuando se cocinan) con importantes propiedades antioxidantes, a los que se atribuyen los supuestos efectos anticancerígenos. Se recomienda cocerlas al vapor con poco agua para no perder sus propiedades saludables. Pertenecen a esta familia: la coliflor, las coles de Bruselas, la col y el brócoli.

A la rica verdura! También en invierno.


Deja un comentario

MIEL ¿REMEDIO NATURAL PARA EL RESFRIADO?

medicina natural miel

 

Las estadísticas dicen que los adultos, de media, nos resfriamos entre dos y tres veces al año. Si estudiamos la incidencia en los niños menores de dos años vemos que es mucho más frecuente, llegando a alcanzar unas seis veces al año. Los síntomas duran entre una semana y 10 días, aunque en ocasiones se prolongan más, y los más frecuentes son tos, congestión nasal, malestar general, etc… Aunque no es una enfermedad grave, el resfriado puede reducir mucho la autonomía de la persona que lo padece y, por tanto, influir sobre su capacidad de trabajar, conducir o realizar otras tareas

En general, el resfriado común, al igual que la gripe, está causado por virus, por lo que tomar antibióticos es innecesario. Así el tratamiento se ha de basar en aliviar los síntomas. Muchas personas evitan tomar medicamentos de síntesis para hacerlo y optan por buscar soluciones en la medicina natural.

Uno de los remedios naturales más clásicos es la miel, un alimento habitual en nuestra alimentación. Pero ¿Es realmente efectiva la miel en casos de resfriado?

La máxima Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) no halló pruebas que sustentaran los múltiples beneficios que se atribuyen a la miel. Más tarde, un estudio publicado en la revista Pediatrics sugirió que la miel podría mejorar la tos de los niños con infecciones respiratorias del tracto superior. Sin embargo, dicho estudio recibió muchas críticas por falta de rigor científico en el diseño del estudio. Existe otra reciente revisión científica sobre esta cuestión que se publicó en diciembre de 2014 en la revista The Cochrane. Según esta revisión, ningún estudio, incluido el de la revista Pediatrics, aporta pruebas sólidas a favor de la utilización de la miel como terapia para la tos.

Pero es bien verdad, y muchos lo hemos experimentado, que tomar un vaso de leche caliente con miel, antes de acostarse, nos reconforta y ayuda a descansar mejor cuando estamos resfriados. Se sabe con certeza que la leche contiene triptófano, un aminoácido que induce naturalmente el sueño, y la toma de este líquido caliente nos proporciona un efecto calmante y muy relajante.

La miel es conocida por su riqueza nutricional tanto en vitaminas (A, C, D, B1, B2, B3, B5 y B6) como en minerales (potasio, cobre, magnesio, hierro, fósforo, calcio, azufre, manganeso, yodo y sodio),  pero también aporta interesantes cantidades de ácidos grasos esenciales omega3. Y estos ácidos son los que parece ser que nos ayudan a descansar mejor y a reducir la sensación de cansancio, tanto mental como físico. Además, hay otras teoría, que dicen que la miel, por su riqueza en azúcares, hace aumentar de forma completamente natural los niveles de insulina de nuestro organismo y también se serotonina (hormona que mejora nuestro estado de ánimo y además nos relaja).

Por todo ello, y además porque está muy buena, nuestro consejo es que podemos aliviar esos resfriados tomando un vaso de leche calentito con una cucharadita de miel antes de acostarnos… pero cuidado! Sin pasarnos que este remedio natural tiene las mismas caloría que el azúcar….

 


Deja un comentario

Remedios naturales para el estreñimiento

estreñimientoPodemos definir el estreñimiento como la situación que aparece cuando existe una dificultad en la defecación.  Se caracteriza por realizar menos de tres deposiciones semanales, necesitar esfuerzo para defecar y tener una sensación de defecación incompleta.  Aunque puede haber otras, la causa más frecuente de aparición de estreñimiento son los hábitos alimentarios incorrectos. Una insuficiente cantidad de alimentos ricos en fibra (verduras, frutas, legumbres, cereales integrales, frutos y frutas secas) junto con una baja ingesta de líquidos hace que las heces sean de pequeño volumen y de consistencia dura y, por ello, aparezca el estreñimiento.

Un estudio llevado a cabo por el Foro para la regulación intestinal explica que uno de cada cinco españoles lo sufre y que dos de cada tres españoles no acude a un profesional sanitario cuando sufre estreñimiento.

A través de las deposiciones el organismo elimina la fracción no digerible de los alimentos así como algunos micronutrientes (vitaminas y minerales) y células muertas de la flora intestinal, todo ello acompañado de una cantidad variable de agua. Muchas veces la gente se pregunta si padecer estreñimiento contribuye al aumento de eso. Tranquilos, los restos de alimentos que quedan en el intestino ya no son digeribles, por ello el organismo no va a absorber más nutrientes. En el momento que vayamos al baño y se eliminen esos restos el peso volverá a la normalidad.

En algunas ocasiones, a pesar de que la dieta sea rica en fibra, persiste el estreñimiento. En esos casos, se aconsejan preparados de plantas medicinales como la Cáscara Sagrada, Frángula, etc… que favorecen los movimientos intestinales y, por ello, la evacuación.


Deja un comentario

El magnesio en la dieta para mantener la salud

El magnesio cumple un papel importante en la modulación del impulso nervioso y en la relajación y contracción de los músculos. Asimismo, su presencia es fundamental para garantizar el correcto almacenamiento de energía en el organismo. La deficiencia de magnesio puede afectar a nuestra salud y se debe a una nutrición desequilibrada, abuso de diuréticos, de diarreas prolongadas, diabetes, dietas para adelgazar, mala absorción intestinal o alcoholismo. Asimismo, realizar grandes esfuerzos físicos o mucha gimnasia, ya sea por razones deportivas o laborales, puede desencadenar un déficit de este mineral. Se estima que entre un 15 y un 20% de la población tiene carencia de magnesio. Recordemos que la dosis diaria recomendada de magnesio es de 350 mg para los hombres y 330 mg para las mujeres.
Para asegurar que tomamos en cantidad suficiente ahí van unas pistas con los 4 alimentos más ricos en magnesio. Por cada 100 g de alimento nos aportan las siguientes cantidades de este mineral: Cacao (420 mg), Nueces del Brasil (410 mg), Harina de soja (230 mg), Almendras (230 mg).
Los síntomas de la carencia de magnesio son sensación constante de fatiga, falta de memoria y dificultades en la retención y atención.
La vitamina B6 es una de las responsables del equilibrio nervioso del organismo y es indispensable en el metabolismo del magnesio. Al tratarse de una vitamina hidrosoluble se elimina a través de la orina y por ello se ha de reponer diariamente con la dieta. Se encuentra en el germen del trigo, carne y verduras, alimentos ricos en azúcares refinados, aditivos y colorantes. Los factores que pueden provocar un déficit de vitamina B6 son entre otros, una dieta desequilibrada, acentuándose cuando es rica en proteínas, toma de ciertos anticonceptivos orales y otros medicamentos, estrés, etc…
Ya podemos encontrar suplementos en la farmacia que asocian Magnesio y Vitamina B6 con las cantidades adecuadas y sin efectos secundarios. Así que revisa tu dieta y si lo necesitas acude a tu farmacia y pide consejo para prevenir la falta de magnesio.


Deja un comentario

La dura vuelta después de las vacaciones


¿Cansancio sin motivo aparente, síntomas de resfriado, estrés, insomnio, piel con imperfecciones? Si llevas algunos días con alguno de estos síntomas, no te preocupes, no estas enferma, simplemente tu organismo está reaccionando después de los excesos de la Semana Santa y la llegada de la primavera…

Hoy queremos hablarte de las “curas detox”. Efectivamente, cuando nos sentimos así, puede ser indicativo de que nuestro organismo necesita una cura de desintoxicación. Diariamente el cuerpo se expone a toxinas, que son absorbidas desde el exterior, a través de la contaminación ambiental y los alimentos. Por otra parte, el organismo produce toxinas como son los radicales libres, y otras sustancias de desecho.

Todas las personas contamos con un mecanismo, el sistema depurativo, que nos permite liberarnos de todo aquello que ya no necesitamos. Sin embargo, puede suceder que este sistema no es lo suficientemente eficaz lo que a la larga repercute en la salud.

Para desintoxicarse hay que beber mucho líquido, al menos dos litros al día, empezando por la mañana. A primera hora, todavía en ayunas, es cuando los órganos depurativos son más activos. Además podemos favorecer la depuración con nuestra dieta: verduras, hortalizas y frutas son la mejor opción para desintoxicarse porque son alimentos frescos que aportan grandes cantidades de fibra, vitaminas y sales minerales, elementos que contribuyen a mantener la presión arterial y las células de los tejidos en buen estado. Por su alto contenido de agua -entre 80 y 90%-su consumo habitual es una manera saludable de aportar agua al organismo, a la vez que ayudan a eliminar toxinas y mantienen la piel bien nutrida e hidratada.

Además, existen plantas medicinales, como el Ortosifón que contiene en sus hojas minerales y otros activos naturales que actúan sinérgicamente y dan como resultado una intensa actividad diurética y depurativa.

No olvides pedir consejo a tu farmacéutico  y recuerda que depurarse de vez en cuando ayuda a que el cuerpo se renueve y se recargue de energía, especialmente después de excesos en la alimentación, de situaciones de estrés o en determinados periodos, como por ejemplo los días previos a la menstruación en la mujer, cuando aumenta la retención de líquidos.


24 comentarios

Ayuda tu dieta, y suma vitaminas y oligoelementos: El fucus.

Hoy quiero destacar una planta de propiedades “anti-grasa”:

EL FUCUS

El fucus es un alga y un verdadero concentrado de sales minerales, oligoelementos, vitaminas y yodo.
Destaca  su especial interés en los regímenes de adelgazamiento demasiado estrictos ya que es extremadamente rica en

Oligoelementos:

cobre, cromo, zinc, selenio, hierro, manganeso, yodo,

Así como en vitaminas:

C, B1, B2, B6, B12,
de forma que ayuda a cubrir las necesidades esenciales del organismo durante los regímenes de adelgazamiento.

Además, su contenido en yodo estimula fundamentalmente la glándula tiroides, actuando activamente sobre el metabolismo de los lípidos.
A esto, se suma que la cantidad de fibras vegetales que supone mejoran el tránsito intestinal que con frecuencia se altera durante las dietas de control de peso.

Por tanto, cuáles son sus indicaciones: Propiedades generales del Fucus

•    Buen tonificante intestinal.
•    El alga fucus es ideal en dietas de adelgazar por su efecto saciante.
•    Ejerce una suave acción laxante.
•    Ayuda a disminuir los niveles de colesterol.
•    El alga fucus es eficaz contra la celulitis.
•    Terapéuticamente es utilizada en tratamientos de gota o en excesos de ácido úrico.

Contraindicaciones del fucus:

•    En el caso de que exista una tendencia a la obstrucción intestinal, el fucus podría empeorar la situación, si no se consume suficiente cantidad de agua.
•    En el caso de personas que padecen de hipertiroidismo, el fucus puede agravarlo, por su alto contenido en yodo.
•    Puede producir dolor abdominal por estimular en demasía la motilidad intestinal. En algunos casos puede ayudar a la aparición de apendicitis.
•    No es conveniente el uso del fucus durante el embarazo y la lactancia, por su alto contenido en yodo.

 


Deja un comentario

¿Quieres desintoxicarte de los excesos gastronómicos?: Frutas y verduras depurativas.

fruta antioxidantes depurativosLa acción depurativa de una dieta rica en frutas y verduras se basa en su alto contenido de agua y fibra, su riqueza en potasio y bajo aporte de sodio. De esta forma, ingeridas diariamente, contribuyen a la eliminación del exceso de líquidos y de toxinas presentes en el organismo.


En cuanto a las verduras, se recomienda consumirlas crudas en forma de ensalada, al menos una vez al día y en caso de cocinarlas,
lo mejor es hervirlas al vapor con una cucharada de aceite de oliva o asarlas a la papillote… ¿porqué? Porque así no pierden gran parte de sus vitaminas y minerales.

Verduras depurativas
El invierno que se acerca es buen momento para preparar recetas a base de canónigos, endivias o puerros. Estos últimos resultan una verdura ligera, muy sana y con pocas calorías. Son un magnífico reconstituyente debido a sus porcentajes de vitaminas B, C y minerales y también tienen propiedades laxantes. El caldo de puerros descansa y tonifica el estómago.

El hinojo y el apio son las verduras más depurativas.

El bulbo del hinojo suele comerse crudo, hervido o cocido al vapor para aprovechar sus vitaminas (A y C) y  diversos minerales. Además de mejorar la digestión, es un excelente diurético y limpiador renal que ayuda a expulsar las toxinas del organismo. También suele recomendarse porque es saciante, rico en fibras, ayuda a digerir bien las grasas y contiene pocas calorías.

El apio, por su parte, además de ser un potente diurético y depurativo, contiene pocas calorías y un alto valor nutritivo. Es mejor tomarlo cocinado, en cremas, guisos de carne o ensaladas, porque si se ingiere una gran cantidad en crudo puede resultar indigesto. Además, el aceite esencial del apio ejerce un efecto dilatador sobre los vasos renales y esto favorece la eliminación de agua y sustancias tóxicas en la orina.
Los canónigos son otra verdura de alto poder depurativo y diurético, además de aportar pocas calorías. Su sabor recuerda al de las nueces y suele utilizarse siempre en crudo. Se añade justo antes de servir el plato o incluso después de aliñarlo con una vinagreta muy suave, porque el calor y los condimentos fuertes la deterioran rápidamente y su textura se estropea.
En cuanto a las endivias, zanahorias, acelgas o espinacas, todas ellas son alimentos nutritivos bajos en calorías pero con un alto poder digestivo, indicadas para aliviar los problemas estomacales.
El alto contenido en agua de las frutas, en torno al 90%, hace que su porcentaje calórico sea bastante bajo. Esto sumado a que son alimentos ricos en potasio, los convierte en alimentos refrescantes y con una importante acción diurética, depurativa y desintoxicante del organismo.


Zumos llenos de vitaminas
:

También en este cercano invierno, vuelven las naranjas, limones, pomelos y mandarinas.
Llenos de sabor en zumos recién exprimidos,  deben tomarse en el momento de ser hechos para aprovechar al máximo las vitaminas que contienen. También se emplean en rellenos o guarniciones y postres, aunque insisto, lo mejor es tomarlas “al natural”.
Dentro de las conocidas como “frutas de invierno”, la piña es una elección muy adecuada ya que estimula la producción de jugos gástricos y ayuda a digerir las comidas. Posee una enzima, la bromelina, que fragmenta las proteínas y las convierte en aminoácidos, lo que favorece el proceso digestivo. Las uvas también de temporada, son muy recomendables porque depuran el organismo y tienen un efecto desintoxicante.
Además, de estas frutas, de la piña, ananas obtendremos una alternativa para combatir la celulitis. Es muy habitual encontrar así combinados de uva, ananas y té verde para ayudarnos a acabar con la piel de naranja.