MEDICINA NATURAL

Medicina natural y vida saludable


Deja un comentario

DIETA EN INVIERNO … A LA RICA VERDURA

verduras-de-invierno

Cuando hace frío es bien cierto que apetecen platos calientes y más contundentes, pero no por ello tiene que dejar de ser sanos.

Aunque los expertos no acaban de aclarar si se necesitan consumir más o menos calorías en invierno, sí que parece razonable pensar que, cuando bajan las temperaturas, el simple hecho de mantener la temperatura corporal supone un esfuerzo y consumo extra de calorías. Aunque también es cierto que debemos respetar el equilibrio energético y consumir siempre alimentos sanos y saludables que nos ayuden a aportar a nuestro organismo todos los nutrientes que necesita para funcionar de forma correcta.

Así, los platos estrellas de la temporada son las sopas, cremas y estofados.

Y una vez más, la sabia naturaleza nos marca el camino. En invierno, las hortalizas para ensalada escasean, y es temporada de verduras, ideales para tomar en forma de sopas o cremas y purés bien calentitos.

Entre las verduras típicas de invierno destacamos hoy la calabaza. Rica en fibra soluble muy beneficiosa para el tránsito intestinal y, por su color, sabemos que contiene betacaroteno, la provitamina A, con alto poder antioxidante. Destacan también en esta época del año las espinacas y las acelgas. Presentan un color verde oscuro y contienen una buena cantidad de ácido fólico (del grupo de la vitamina B) muy necesario sobre todo en mujeres en edad fértil, ya que previene las malformaciones en el tubo neural.

El cardo, la alcachofa, la escarola y la endibia son también de esta temporada y tienen en común contener una gran cantidad de agua y aportar pocas calorías. Mención especial merece la alcachofa con alto contenido en potasio, magnesio, fósforo y fibra. Oímos hablar mucho de las propiedades medicinales de la alcachofa, pero son las hojas donde se encuentran los principios activos responsables de esta acción y no los frutos (lo que consumimos como verdura). Al contrario de la delicia gastronómica que suponen las alcachofas, las hojas son muy amargas y debemos tomarlas en forma de preparados farmacéuticos que eviten su mal sabor (en cápsulas o ampollas). Las hojas de alcachofa así consumidas favorecen la digestión, tienen efecto depurativo y detoxificante y ayudan a perder peso.

Otra verdura más desconocida es la borraja. Se puede encontrar en conserva o congelada, como cualquier otra verdura. Debido a que contiene mucho potasio y magnesio, tiene un efecto depurativo y diurético muy importante.

Por último, una familia de verduras que no debemos olvidar en invierno son las crucíferas: todo tipo de coles y brócolis. Estas verduras contienen compuestos de azufre (que son los responsables de su olor característico cuando se cocinan) con importantes propiedades antioxidantes, a los que se atribuyen los supuestos efectos anticancerígenos. Se recomienda cocerlas al vapor con poco agua para no perder sus propiedades saludables. Pertenecen a esta familia: la coliflor, las coles de Bruselas, la col y el brócoli.

A la rica verdura! También en invierno.