MEDICINA NATURAL

Medicina natural y vida saludable


Deja un comentario

¿EXCESO DE PESO Y FLORA INTESTINAL?

Lipobiotic 5

Los datos de sobrepeso y obesidad en España siguen creciendo y son motivo de alarma. Hoy nos situamos en segunda posición en Europa (detrás de Reino Unido) en cuanto a número de personas con exceso de peso.

En las conclusiones del XVIII Congreso de la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad Mórbida y de las Enfermedades Metabólicas (SECO), se afirma que hoy, en España, el 17 % de la población sufre obesidad (IMC superior a 30), mientras que un 53,7 % tiene sobrepeso (IMC superior a 25).

El abordaje de la pérdida de peso ha de ser multidisciplinar y la modificación de los hábitos de vida es primordial para el éxito. Tres son los pilares en un programa de control de peso: la dieta, el ejercicio físico y la utilización de un programa coadyuvante, con plantas medicinales, por ejemplo.

Según una encuesta interna on line realizada el pasado mes de febrero por los Laboratorios Arkopharma, un 55,5% de los encuestados tiene previsto realizar una dieta en los próximos meses, frente al 45,5% de los encuestados que ya hicieron dieta el año pasado. El exceso de peso preocupa cada vez más a la población y ya no solo por el aspecto estético sino por los problemas de salud que lleva asociados.

La novedad este año en este campo viene representada por los probióticos. En efecto, los estudios han confirmado que la flora intestinal está relacionada con el peso corporal a través de la formación de ácidos grasos de cadena corta (AGCC), en concreto el Ácido Acético (Acetato), Ácido Propiónico (Propionato) y Ácido Butírico (Butirato). Cuando ingerimos fibra alimentaria, las personas con colonias de bacterias adecuadas, la descomponen y dan como resultado los AGCC en las proporciones adecuadas.

En personas con obesidad, esta microbiota está alterada y produce un desajuste en el proceso: Aumenta la producción de ácidos grasos libres de cadena larga, aumenta su absorción intestinal y se produce una mayor acumulación de grasa (ganancia ponderal). Especial importancia tiene el butirato, un ácido graso de cadena corta que disminuye cuando la flora intestinal está alterada y al ser este ácido responsable del gasto energético se observa un aumento de peso.

Los laboratorios Arkopharma acaban de comercializar un complemento natural llamado Lipobiotic Detox. Su innovadora fórmula asocia probióticos y extractos de plantas (Guaraná y Alcachofa) que ayudan a perder peso. Pide consejo en tu farmacia más cercana y si necesitas perder peso, ahora que acaba de empezar la primavera es el momento …. Pero, déjate aconsejar por los profesionales que hay en la farmacia.

Anuncios


2 comentarios

Probióticos….refuerza tus defensas

En nuestro aparato digestivo se pueden detectar millares de bacterias.  Mientras que unas son las causantes de enfermedades (patógenas), otras son beneficiosas para nuestro organismo (probióticos). Nuestro estado de salud depende en gran parte de estas bacterias beneficiosas y del control que éstas puedan ejercer sobre las patógenas.

La flora intestinal constituye un complejo ecosistema en el que conviven muchas especies de bacterias (hasta 400 especies diferentes). Para preservar su equilibrio es necesario cuidar la alimentación, añadiendo a nuestra dieta los llamados alimentos probióticos.

¿Dónde podemos encontrarlos?

Especialmente en los productos lácteos fermentados (yogures, quesos). Pero actualmente los sistemas de producción ha reducido el contenido microbiano beneficioso de los alimentos, reduciendo también las defensas naturales que contenían los alimentos producidos de manera tradicional. En tu farmacia encontrarás complementos alimenticios que te ayudarán a cubrir las posibles carencias.

¿Cómo actúan?

Una vez que los probióticos pasan al estómago, estas bacterias se pegan a las paredes del sistema digestivo, evitando que las bacterias nocivas se adhieran.

¿Qué pueden hacer por nosotros?

Los probióticos estimulan nuestro sistema inmune, ayudando a reforzar las defensas naturales del organismo, protegiéndolo contra la invasión de las bacterias “malas”. También ayudan a digerir mejor la comida, mantienen el equilibrio de la flora intestinal y actúan frente a las bacterias patógenas.