MEDICINA NATURAL

Medicina natural y vida saludable


Deja un comentario

BOTIQUIN PARA EL VERANO CON MEDICINA NATURAL — MEJOR PREVENIR…

medicina natural para la diarreaLa Asociación para el Autocuidado de la Salud (Anefp), con el objetivo de velar por la salud de los ciudadanos, recomienda a todos aquellos que vayan a salir de viaje durante este verano que incluyan en sus maletas un botiquín con aquellos elementos que pueden necesitar durante las vacaciones.

En concreto, sugieren llevar gasas esterilizadas, tiritas, algodón, vendas y productos antisépticos ya que un problema habitual en las vacaciones son las pequeñas heridas producidas, especialmente, por cortes y rozaduras. Con estos materiales, se podrá limpiar la herida, desinfectarla y protegerla convenientemente.

El listado de medicamentos que se pueden necesitar es amplio; analgésicos para aliviar el dolor ocasional, antipiréticos para combatir la fiebre, sobre todo en los niños, antihistamínicos que evitan las reacciones alérgicas producidas por las picaduras de insectos o el contacto con plantas, fármacos para combatir el mareo producidos en largos desplazamientos en coche, avión o barco, medicamentos para el alivio de pequeños problemas digestivos como, por ejemplo, la acidez estomacal, las digestiones pesadas, el estreñimiento y la diarrea, que pueden manifestarse debido a los cambios de hábitos en la alimentación.

En concreto me voy a detener en la diarrea del viajero, y sus consecuencias fatales, porque afecta a un buen número de personas y, aunque no es grave, puede fastidiarnos las vacaciones. Pero vamos a hablar de una opción natural para este problema…

Aunque antes el objetivo era frenar la diarrea, ahora, los especialistas recomiendan no hacerlo ya que es la vía de eliminación de las toxinas que la han provocado. Por supuesto, es fundamental vigilar que no haya deshidratación y que nuestra flora bacteriana se recupere lo antes posible, ya que la diarrea destruye en gran medida las bacterias necesarias que colonizan nuestro tracto digestivo. Una buena manera de favorecer que la flora se regenere y también nuestras defensas es tomar probióticos.

Como sabemos, los probióticos, son microorganismos vivos, que viven en nuestro organismo y realizan funciones beneficiosas. En concreto, la Saccharomyces boulardii, es una variedad de levadura que se utiliza para el tratamiento y prevención de la diarrea. La Comisión Alemana E ha aprobado el uso del Saccharomyces boulardii para el tratamiento sintomático de la diarrea aguda, el tratamiento profiláctico y sintomático de la diarrea del viajero.

Así que, una vez más, la medicina natural es nuestra aliada… Recuerda que es muy conveniente buscar preparados farmacéuticos con probióticos (sobres, ampollas o capsulas) para asegurarnos que reúnen las garantías de calidad, seguridad y eficacia.

Ah! Y por último, desde Anefp también se destaca la importancia de que en el botiquín de viaje no falten los protectores solares y los  repelentes de insectos, sobre todo si se viaja a regiones donde abundan estos animales. Otro día os hablo de opciones naturales para repeler a los insectos y otros cuidados BIO.

Felices vacaciones!

Anuncios


Deja un comentario

Acaba el mes de Agosto pero algunos se van de vacaciones… atención al cuidado de la piel y el bronceado…

Si eres de los afortunados en preparar estos días la maleta y salir de vacaciones… ¡Enhorabuena! podrás disfrutar de las altas temperaturas previstas para los próximos días a la orilla del mar o descansando en tu lugar de destino.

Vamos a recordar hoy los secretos para conseguir un bronceado perfecto:

– Preparar la piel con productos de nutricosmética (cosmética en cápsulas) unos 15 días antes de la exposición (no te preocupes si no lo has hecho, puedes empezar ahora mismo). Betacaroteno, licopeno y otras sustancias antioxidantes junto a activos hidratantes de plantas medicinales como la borraja o la onagra son un alimento excepcional para la piel. Son eficaces para prevenir los efectos nocivos del sol y aprovechar toda su energía en el organismo. Sigue tomándolos durante la exposición y si quieres prolongar el bronceado, continúa después de volver de vacaciones.

– Antes de la primera exposición solar exfolia todo el cuerpo para eliminar las células muertas y conseguir un tono completamente uniforme desde el primer día.

– Para evitar quemaduras, durante la exposición, utiliza cremas solares con factor de protección adecuado a tu tipo de piel. Puedes pedir consulta en la farmacia. Existen gamas de cosmética natural BIO en la farmacia que ya cuentan con cremas fotoprotectoras sin filtros químicos.

– Recuerda que debes seguir limpiando la piel un par de veces a la semana con un exfoliante muy suave. Así, evitarás la descamación a la vuelta de las vacaciones.

– Y, después de la exposición solar y tras la ducha, aplícate un bálsamo calmante para nutrir e hidratar la piel.

Estos sencillos pasos te permitirán conseguir un bronceado uniforme y duradero. !


Deja un comentario

¿QUÉ ES UN COSMETICO BIO?

Según el informe Ypsos Health and Beauty  el 77 % de las consumidoras prefieren productos cosméticos naturales.  Pero hablar de cosmética natural no es hablar de un cosmético BIO.

Para cumplir con la denominación BIO, un cosmético debe cumplir que el 99% de sus ingredientes sean de origen natural o vegetal y como mínimo un 13% debe provenir de cultivos biológicos.  Existen distintos organismos reguladores que una vez demostrado que el producto cumple las exigencias, le otorgan la categoría de cosmético BIO y pueden exhibirlo en sus embalajes. Los más prestigiosos en cuanto a criterios de calidad y autenticidad son Ecocert en Europa, BDIH en Alemania, USDA en Estados Unidos, Soil Association Organic Standard (U.K.).

Libres de conservantes y perfumes y formulados a base de ingredientes naturales, los cosméticos BIO se caracterizan por estar no haber sido testados en animales, provenir de la agricultura biológica y ser respetuosos con el medioambiente.

Las pieles más sensibles e intolerantes pueden beneficiarse de sus enormes ventajas. El mayor desafío ahora es encontrar los ingredientes para que sean eficaces y puedan conservarse más allá de 6 meses una vez que el envase ha sido abierto.


Deja un comentario

Disfruta del sol pero cuida la salud de tu piel

El sol es el motor del verano y fuente de salud. Durante los meses de verano brilla con más fuerza, nos acompaña durante más horas y nos anima a realizar actividades al aire libre. Sus efectos positivos se reflejan en nuestra piel, en nuestro estado de ánimo e incluso en nuestros huesos, que se refuerzan indirectamente por la producción extra de vitamina D.

Pero, cuidado, hay contraindicaciones y una exposición prolongada y sin la debida protección puede generarnos más problemas de salud que beneficios.

Hay que tomar las debidas precauciones antes de exponernos al sol y recordar el uso de cosméticos protectores para evitar los efectos negativos del sol. Además, la exposición excesiva al sol puede provocar envejecimiento cutáneo prematuro e incluso fomentar la aparición de patologías más graves como el cáncer de piel. Cuando nos exponemos al sol inciden en nuestro cuerpo dos tipos de rayos principales: los infrarrojos, que producen calor, y los ultravioleta, responsables de las alteraciones visibles de la piel (el bronceado, por ejemplo). Para defenderse de estos últimos, nuestro organismo produce de forma natural un pigmento protector llamado melanina, pero sólo las personas de tez muy oscura tienen la cantidad suficiente para exponerse al sol sin correr riesgos. Aquellos con pieles más claras y sensibles deben recurrir a protectores artificiales para evitar los efectos dañinos de los rayos.

Además de los fotoprotectores por vía tópica, cremas directamente aplicadas en la piel, son recomendables los fotoprotectores en cápsulas que preparan la piel desde dentro para minimizar los efectos secundarios del sol y prevenir el enrojecimiento y otros problemas que genera el sol en la piel; sequedad, arrugas, etc…. Con frecuencia estos productos llevan betacaroteno y otros productos de fitoterapia, búscalos siempre en la farmacia.


2 comentarios

La ducha diaria, puro placer

El hábito de la ducha, tan arraigada en nuestros hábitos diarios, siempre es un momento placentero. Para despejarse por la mañana o para conseguir el efecto contrario a última hora del día, cuando nos duchamos además de la cuestión higiénica entran en juego mecanismos placenteros. En cuanto a la higiene, parece que los españoles no andamos mal: tres de cada cuatro españoles declaran ducharse al menos una vez al día.

Según una encuesta sobre los hábitos de los españoles, nuestra ducha es un acto que se podría considerar como breve, entre 5 y 10 minutos que es el tiempo que la gran mayoría pasa bajo el grifo de la ducha, y para el que se prefiere el gel y la esponja.

Pero cuidado con nuestra piel, es el órgano más extenso del cuerpo humano, y es además la primera la barrera con la que el organismo se protege de los agentes externos. Contiene una capa de lípidos que tiene un Ph ligeramente ácido, que se sitúa en torno al 5,5, que es lo que impide que gérmenes, bacterias, virus, ácaros y demás microorganismos puedan invadir nuestra piel. Por eso es tan importante no alterar esa acidez para que la piel pueda seguir ejerciendo esta actividad protectora.

Duchas excesivamente frecuentes y uso de jabones, geles u otros productos de aseo que contribuyan a perturbar el índice de acidez natural de nuestra piel pueden ocasionar alteraciones cutáneas e incluso otras enfermedades.

Los expertos recomiendan la utilización de geles con un Ph cercano al de la piel, 5,5, y que en ningún caso excedan el 6,5. A partir de esa cifra el producto puede alterar el manto hidrolipídico de la piel.

En las plantas medicinales, y en general en la naturaleza se encuentran activos con interesantes propiedades para mantener el grado de hidratación de la piel. Entre ellos, el Melocotón y Albaricoque son frutos ricos en aceites de primera calidad, que contribuyen a la hidratación de la piel y aportan un efecto refrescante. Por su parte, la nuez de Macadamia, procede de las nueces prensadas del árbol Macadamia ternifolia; contiene un ácido graso insaturado simple que se absorbe fácilmente. Hidrata la piel y genera una sensación aterciopelada. La cosmética natural, más concretamente La Bio cosmética hoy ofrece geles de exquisitos aromas que aportan un mundo de sensaciones al momento diario que no perdonan tres cuartas partes de los españoles.


Deja un comentario

Para no oxidarse…

El envejecimiento está vinculado a la edad. Aproximadamente a partir de los 30 años nuestras células empiezan a perder parte de su capacidad regenerativa, a razón de un 0,8% anual.

Existen factores genéticos importantes que influyen en la evolución del envejecimiento, pero la incidencia de los factores externos y nuestros hábitos de vida pueden adelantar o retrasar la aparición de sus signos y síntomas del envejecimiento. Hoy, podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que una dieta equilibrada, rica en fruta y verduras, y una menor ingesta de carne, grasas saturadas y azúcares refinados contribuye de forma contrastada y eficaz a ralentizar nuestro envejecimiento. Tras numerosos estudios se ha podido comprobar que los mecanismos implicados en estos beneficios están mediados por una variedad de enzimas llamadas sirtuínas.
Las sirtuínas, también conocidas como el “gen de la longevidad”, regulan los procesos metabólicos retrasando el envejecimiento y contribuyendo a la prevención de distintos problemas de salud como la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Se ha comprobado que una alimentación baja en calorías afecta directamente a estas proteínas provocando su activación. Las sirtuínas reducen el metabolismo de nuestras células y prolongando su ciclo vital.

Estos descubrimientos han aumentado el interés por conocer cómo activarlas. Y así, han surgido estudios que prueban que una sustancia, de la que seguro que habéis escuchado a hablar, el resveratrol, presente en la uva negra, el vino tinto o las nueces, activan las sirtruínas y frenan el envejecimiento.

Su acción se explica porque bloquea los fenómenos de oxidación que ayudan a combatir los signos de la edad.


Deja un comentario

Cuida tu piel con Aloe vera

Aloe Vera

El aloe vera se utiliza desde tiempos remotos: en Grecia, para tratar las quemaduras; en Egipto era la planta de la inmortalidad; para los incas, era preventiva y la consideraban milagrosa… En la actualidad, se conoce como la planta de la eterna juventud por sus propiedades, absolutamente contrastadas, en la piel.

Su nombre científico es Aloe barbadensis, aunque se usan también otras especies y se denomina de maneras diferentes: aloe, aloe vera, pita, acíbar, etcétera. Es una planta leñosa de origen africano y pertenece a la familia de las liliáceas. Sus hojas largas y anchas contienen una savia transparente de la que se extraen compuestos que se aplican directamente sobre la piel o se ingieren para obtener efectos sistémicos.

En fitoterapia se utiliza esa savia de las hojas. Se recoge en un recipiente, se condensa por calor, se retira la espuma y se trasvasa a otro contenedor donde solidifica. El resultado es un compuesto amargo, de color oscuro y que recibe el nombre de acíbar. Tras ser procesado en el laboratorio llega al mercado, donde se distribuye en forma de cremas, gotas, píldoras, supositorios, etcétera, no usándose puro porque puede causar reacciones alérgicas.

La composición química depende de la planta original, de la época de recolección y del método de elaboración. Contiene un elevado porcentaje de agua y una resina rica en activos farmacológicos: polisacáridos -glucomanano, glucosa, fructosa-, resinas protectoras de tipo antraquinona -aloína, ácido cinámico-, ácido salicílico, vitaminas -A, E, C y ácido fólico-, oligoelemetos -calcio, sodio, zinc-, aminoácidos -lisina, metionina-, enzimas -oxidasa, lipasa-, ligninas y saponinas.

Propiedades

Las propiedades farmacológicas son muy amplias y se relacionan con los principios activos que contiene. A nivel dérmico, es limpiador, antiséptico, bactericida, fungicida, antiviríco, antiprurítico, mejora la circulación sanguínea, destruye los tejidos muertos, regenerador, cicatrizante e hidratante, entre otras cuestiones. A nivel digestivo, es purgante a dosis altas -para prepararse para una operación de intestino-, colagogo, nutritivo, reblandecedor de las heces -en fisuras anales-, tratamiento del estreñimiento ocasional, úlceras, etcétera. Y, a nivel reumatológico, actúa como anestésico y antiinflamatorio para tratar dolores musculares.

Sus indicaciones actuales incluyen varias patologías benignas en las que ha demostrado capacidades curativas. A nivel general, dolor de dientes y encías, calambres, artritis, dolor articular, dolor de cabeza, estreñimiento, náuseas, dolores de estómago e intestino, acidez, amigdalitis, faringitis, etcétera. Mientras, en la piel, quemaduras solares, químicas, térmicas, irritaciones, dermatitis, urticarias, heridas, acné, verrugas, sabañones, forúnculos, infecciones por hongos -pie de atleta-, herpes, etcétera.

Las formas usadas en fitoterapia son variadas -gotas, píldoras, grageas, supositorios, extracto fluido o seco y tinturas-, pero las dosis que se ingieren deben ser consultadas a los especialistas. Los laboratorios preparan sus propios productos para la venta en el mercado.

Efectos

Los efectos secundarios -aunque mínimos- deben ser tenidos en cuenta a la hora de administrarla. En la aplicación tópica, sobre la piel, estos efectos negativos se presentan cuando se siguen tratamientos crónicos o en personas especialmente sensibles. Para evitar alergias, debe probarse una pequeña porción en la piel de la cara interna del brazo y observar si aparece o no prurito. Si se presenta, debe ser consultado con el especialista.

Jamás debe ingerirse durante menstruación, embarazo, hemorroides sanguinolentas, o hemorragias genitales, ni dárselo a los niños. Aunque los productos comercializados ya lo añaden a su composición, si se tiene la piel seca, se debe mezclar con aceites o cremas hidratantes si se usa un producto que no los incluye. Los alérgicos a sulfitos deben tener cuidado, porque las marcas comerciales suelen incluirlos como conservantes sin indicarlo en la etiqueta.

Recomiendo especialmente su uso tras el afeitado o la depilación porque cierra rápidamente los poros evitando la aparición de granitos, rojeces y erupciones y regenera las células rotas al pasar la cuchilla. Es un eficaz protector solar y también es efectivo para prevenir o eliminar pequeñas estrías y arrugas, utilizándolo con aceite o una crema hidratante, porque el aloe resulta astringente.

Las plantas medicinales, bien usadas, mejoran nuestra salud, pero si se utilizan inadecuadamente pueden ser perjudiciales y provocar efectos secundarios indeseables. Es fundamental la supervisión del especialista en fitoterapia, ya se compre en la farmacia o en la herboristería.