MEDICINA NATURAL

Medicina natural y vida saludable


Deja un comentario

MIEL ¿REMEDIO NATURAL PARA EL RESFRIADO?

medicina natural miel

 

Las estadísticas dicen que los adultos, de media, nos resfriamos entre dos y tres veces al año. Si estudiamos la incidencia en los niños menores de dos años vemos que es mucho más frecuente, llegando a alcanzar unas seis veces al año. Los síntomas duran entre una semana y 10 días, aunque en ocasiones se prolongan más, y los más frecuentes son tos, congestión nasal, malestar general, etc… Aunque no es una enfermedad grave, el resfriado puede reducir mucho la autonomía de la persona que lo padece y, por tanto, influir sobre su capacidad de trabajar, conducir o realizar otras tareas

En general, el resfriado común, al igual que la gripe, está causado por virus, por lo que tomar antibióticos es innecesario. Así el tratamiento se ha de basar en aliviar los síntomas. Muchas personas evitan tomar medicamentos de síntesis para hacerlo y optan por buscar soluciones en la medicina natural.

Uno de los remedios naturales más clásicos es la miel, un alimento habitual en nuestra alimentación. Pero ¿Es realmente efectiva la miel en casos de resfriado?

La máxima Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) no halló pruebas que sustentaran los múltiples beneficios que se atribuyen a la miel. Más tarde, un estudio publicado en la revista Pediatrics sugirió que la miel podría mejorar la tos de los niños con infecciones respiratorias del tracto superior. Sin embargo, dicho estudio recibió muchas críticas por falta de rigor científico en el diseño del estudio. Existe otra reciente revisión científica sobre esta cuestión que se publicó en diciembre de 2014 en la revista The Cochrane. Según esta revisión, ningún estudio, incluido el de la revista Pediatrics, aporta pruebas sólidas a favor de la utilización de la miel como terapia para la tos.

Pero es bien verdad, y muchos lo hemos experimentado, que tomar un vaso de leche caliente con miel, antes de acostarse, nos reconforta y ayuda a descansar mejor cuando estamos resfriados. Se sabe con certeza que la leche contiene triptófano, un aminoácido que induce naturalmente el sueño, y la toma de este líquido caliente nos proporciona un efecto calmante y muy relajante.

La miel es conocida por su riqueza nutricional tanto en vitaminas (A, C, D, B1, B2, B3, B5 y B6) como en minerales (potasio, cobre, magnesio, hierro, fósforo, calcio, azufre, manganeso, yodo y sodio),  pero también aporta interesantes cantidades de ácidos grasos esenciales omega3. Y estos ácidos son los que parece ser que nos ayudan a descansar mejor y a reducir la sensación de cansancio, tanto mental como físico. Además, hay otras teoría, que dicen que la miel, por su riqueza en azúcares, hace aumentar de forma completamente natural los niveles de insulina de nuestro organismo y también se serotonina (hormona que mejora nuestro estado de ánimo y además nos relaja).

Por todo ello, y además porque está muy buena, nuestro consejo es que podemos aliviar esos resfriados tomando un vaso de leche calentito con una cucharadita de miel antes de acostarnos… pero cuidado! Sin pasarnos que este remedio natural tiene las mismas caloría que el azúcar….

 


Deja un comentario

ASTENIA PRIMAVERAL ¿SÍ o NO? JALEA REAL MEDICINA NATURAL

medicina natural cansancio

Aunque muchos profesionales de la salud no admiten su existencia, lo cierto es que somos mucha las personas que, cuando llega la primavera, nos vemos inmersas es una sensación de cansancio permanente y “ganas de no hacer nada”. ¿A ti también te pasa?.

Sin miedo a equivocarnos, creo que hablamos de la astenia primaveral. Se trata de una sensación de fatiga y debilidad generalizadas que aparece con la llegada del buen tiempo. Los síntomas más frecuentes que relatan las personas que lo padecen son: tristeza, tono vital bajo, falta de memoria, dolor de cabeza, trastornos del sueño y alteraciones del apetito, entre otros. Como os decía, la medicina clásica no reconoce este cuadro clínico y asegura que los síntomas que se asocian a la astenia primaveral pueden deberse a otras enfermedades que se manifiestan de forma subclínica y que, por tanto, el paciente no sabe que las padece, como trastornos respiratorios y alergias.

También se sabe que el exceso de actividad (deporte, trabajo, etc..), la sobrecarga emocional (que conlleva insomnio, estrés, etc…) y una dieta desequilibrada también podrían estar detrás de este tipo de astenia.

Pero no debemos olvidar que el cambio de hora, la subida de las temperaturas y el incremento de horas de luz provocan en muchas personas alteraciones físicas y del estado de ánimo. Y es frecuente un bajo tono vital y síntomas de apatía. La fatiga intelectual, la dificultad de concentración y los trastornos del sueño, la memoria y del apetito son otras de las molestias asociadas a este estado.

DSC00159

Y como ya lo decía Hipócrates : Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina, yo hoy os quiero hablar de la Jalea Real. Podemos decir que no es medicina natural si no alimento natural. Las propiedades de esta sustancia fabricada por las abejas en los casos de cansancio o fatiga ocasional son sobradamente conocidas. Sus extraordinarias propiedades hacen que las abejas reinas, que se alimentan a lo largo de su vida exclusivamente de Jalea Real, vivan hasta seis años y adquieran un tamaño dos veces superior al de las abejas obreras que tan sólo logran vivir unas seis semanas. La ciencia ha confirmado que se trata de un excelente alimento para el hombre por sus propiedades nutritivas, energéticas y metabólicas.
En su composición destacan vitaminas, muchas de ellas de importante efecto antioxidante, acetilcolina (excelente para la memoria y el sistema nervioso), sustancias de actividad antibiótica, aminoácidos, silicio, potasio y fósforo.

En farmacias se pueden encontrar numerosas presentaciones con Jalea Real, generalmente en viales unidosis, con distintas cantidades de jalea real, sola o asociada a otras sustancias. Una manera natural de hacer frente al cansancio.


12 comentarios

¿Grasa para adelgazar?

Pues aunque parezcan dos palabras que nunca pueden reconciliarse, hoy los estudios dicen lo contrario….Lo que si que sabemos hace mucho es que la grasa presente en nuestra dieta es una de las sustancias que mayor relación tiene con la salud y también con nuestro peso corporal, sabemos que el aporte calórico de la grasa es alto….

También sabemos hace tiempo que las grasas saturadas están relacionadas con mayores riesgos cardiovasculares y con ciertos tipos de cáncer cuando se ingieren en cantidades excesivas. Por el contrario, garantizar en nuestra alimentación cotidiana una presencia destacada de grasas insaturadas (mono y poliinsaturadas) es esencial para mantener y proteger la salud.

Afortunadamente, en España tenemos un acceso fácil y sabroso a este tipo de grasas como ocurre con el aceite de oliva. Es importante hablar de los ácidos grasos omega-3 y recordar que solemos ingerir cantidades bastantes bajas en nuestra dieta habitual. Dicha dieta posee un exceso de Omega 6 y un déficit de los Omega 3. Lo ideal es que la relación Omega 6: Omega 3 sea lo más cercana a 1:1.

Las propiedades beneficiosas de los omega 3 más conocidas son las referidas a la protección cardiovascular, no obstante actualmente se están investigando otras actividades, entre ellas su efecto en el control de peso. Para entender como ayudan estos ácidos grasos a controlar el peso, tenemos que hablar de una deficiencia metabólica muy frecuente y característica en el hombre de hoy en día: no puede utilizar las calorías contenidas en los cuerpos grasos que consume y por tanto, tiende al almacenamiento de grasa y la ganancia de peso. Este hecho es debido a que se utiliza en exceso la glucosa como combustible para obtener energía, generándose con ello un círculo vicioso que provoca con frecuencia: exceso de peso, resistencia a la insulina y almacenamiento de grasa en forma de triglicéridos. Es lo que se conoce como Síndrome Metabólico.

Los Ácidos grasos Omega 3 están siendo objeto de numerosos estudios, os traigo aquí uno de ellos en el que se demostró que la asociación de Omega 3 a una dieta hipocalórica potencian la pérdida de peso. (Krebs et all. IntJ Obes(Lond). 2006 Oct;30(10):1535-44. Epub2006 Mar 21)