MEDICINA NATURAL

Medicina natural y vida saludable


Deja un comentario

¿SABÍAS QUE EL AZAFRÁN TIENE PROPIEDADES MEDICINALES?

azafran planta medicinal

El azafrán es una especia que se obtiene de los estigmas secos del pistilo de la flor de Crocus sativus. Dicha flor es de color lila, donde destacan el color rojo de los estigmas y el amarillo de los estambres.

Sabemos que el azafrán procede de Oriente, ya que su cultivo era ampliamente conocido en Asia Menor en épocas anteriores a Cristo. Una de las primeras referencias históricas de la aplicación del azafrán procede del Antiguo Egipto, donde era empleado por Cleopatra y otros faraones como esencia aromática y seductora, así como para realizar abluciones en los templos y lugares sagrados. Hoy, el azafrán forma parte de la cultura culinaria de distintas regiones del mundo, sobre todo en España. El primer productor mundial de azafrán es Irán. Ese país concentra el 90% de todo el que se comercializa. En Europa, los dos países productores por excelencia son España y Grecia.

En España, la meseta castellano-manchega reúne las cualidades que requiere el cultivo del azafrán y por ello se ha convertido en una de las zonas productivas más importantes del mundo. Aquí se dan temperaturas altas y secas en verano, y frías en invierno, la tierra es debe ser seca, calcárea, aireada, plana y sin arbolado. No en vano, la denominación de origen de La Mancha, acredita la alta calidad del azafrán español.

La siembra se lleva a cabo entre los meses de Junio y Julio y la recolección tiene lugar entre finales de Octubre y principios de Noviembre. La rosa florece al amanecer y debe permanecer el menor tiempo posible en el tallo ya que se marchita y sus estigmas pierden color y aroma, por lo que son recolectadas entre la madrugada y las 10 de la mañana. Una vez recolectadas, se procede a separar los estigmas de las flores, labor que recibe el nombre de “el desbrín de la rosa”. El hecho de que se necesiten 85.000 flores para obtener un solo kilo de azafrán para su consumo nos da una idea muy acertada de la dureza de esta labor, al igual que la siembra y la recogida donde se requiere mucha mano de obra.

Tras la recogida se debe proceder a la desecación de los estigmas para su de la rosa del azafrán presentan un alto grado de humedad, por lo que para su buena conservación se hace necesario secarlos. Después se tuestan y  adquieren su forma definitiva: de color rojo brillante, rígido y sin arrugas. El tostado, reduce mucho su peso, así, por cada kilo de estigmas crudos obtendremos 250 gramos de azafrán listo para el consumo.

Las propiedades del azafrán en el estado de ánimo ya fueron utilizadas en la medicina antigua persa, lo que llevó a los investigadores a realizar el primer estudio significativo en humanos en 2005. Para ello se reclutaron 40 pacientes con depresión, se dividieron en dos grupos. Uno de ellos recibió 30 mg de azafrán en una cápsula dos veces al día y el otro grupo un placebo, durante 6 semanas. Los investigadores hallaron resultados significativamente superiores en el grupo del azafrán y por ello más estudios han sido llevados a cabo con resultados similares a los de este estudio.

Pero además, se ha estudiado su interés en la pérdida de peso, relacionado con la concentración de serotonina. La deficiencia de esta sustancia, conocida como la hormona de la felicidad, se relaciona con una ingesta excesiva de alimentos y una ganancia de peso. Este deseo excesivo de comer se relaciona directamente con el estrés.

El extracto de azafrán, gracias a activos como la crocetina, se ha mostrado como una ayuda para reducir el deseo de comer entre comidas y aumentar el estado de ánimo por su efecto sobre los neurotransmisores . Un estudio a doble ciego con 60 mujeres con sobrepeso, controló el efecto de 176,5 mg de un extracto de azafrán frente a un placebo, manteniendo iguales los hábitos dietéticos de los dos grupos. Durante 8 semanas, en el grupo placebo el picoteo entre horas se redujo un 28%, pero en el grupo del azafrán se redujo un 55%. Sin modificar su dieta, sólo el azafrán hizo perder algo más de un kilo mientras al tiempo que mejoró el estado de ánimo.

Además de aumentar el uso de esta deliciosa especia en nuestra cocina, hoy podemos encontrar en el mercado preparados farmacéuticos con extracto de azafrán para beneficiarnos de sus propiedades.

 

Anuncios


Deja un comentario

MIEL ¿REMEDIO NATURAL PARA EL RESFRIADO?

medicina natural miel

 

Las estadísticas dicen que los adultos, de media, nos resfriamos entre dos y tres veces al año. Si estudiamos la incidencia en los niños menores de dos años vemos que es mucho más frecuente, llegando a alcanzar unas seis veces al año. Los síntomas duran entre una semana y 10 días, aunque en ocasiones se prolongan más, y los más frecuentes son tos, congestión nasal, malestar general, etc… Aunque no es una enfermedad grave, el resfriado puede reducir mucho la autonomía de la persona que lo padece y, por tanto, influir sobre su capacidad de trabajar, conducir o realizar otras tareas

En general, el resfriado común, al igual que la gripe, está causado por virus, por lo que tomar antibióticos es innecesario. Así el tratamiento se ha de basar en aliviar los síntomas. Muchas personas evitan tomar medicamentos de síntesis para hacerlo y optan por buscar soluciones en la medicina natural.

Uno de los remedios naturales más clásicos es la miel, un alimento habitual en nuestra alimentación. Pero ¿Es realmente efectiva la miel en casos de resfriado?

La máxima Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) no halló pruebas que sustentaran los múltiples beneficios que se atribuyen a la miel. Más tarde, un estudio publicado en la revista Pediatrics sugirió que la miel podría mejorar la tos de los niños con infecciones respiratorias del tracto superior. Sin embargo, dicho estudio recibió muchas críticas por falta de rigor científico en el diseño del estudio. Existe otra reciente revisión científica sobre esta cuestión que se publicó en diciembre de 2014 en la revista The Cochrane. Según esta revisión, ningún estudio, incluido el de la revista Pediatrics, aporta pruebas sólidas a favor de la utilización de la miel como terapia para la tos.

Pero es bien verdad, y muchos lo hemos experimentado, que tomar un vaso de leche caliente con miel, antes de acostarse, nos reconforta y ayuda a descansar mejor cuando estamos resfriados. Se sabe con certeza que la leche contiene triptófano, un aminoácido que induce naturalmente el sueño, y la toma de este líquido caliente nos proporciona un efecto calmante y muy relajante.

La miel es conocida por su riqueza nutricional tanto en vitaminas (A, C, D, B1, B2, B3, B5 y B6) como en minerales (potasio, cobre, magnesio, hierro, fósforo, calcio, azufre, manganeso, yodo y sodio),  pero también aporta interesantes cantidades de ácidos grasos esenciales omega3. Y estos ácidos son los que parece ser que nos ayudan a descansar mejor y a reducir la sensación de cansancio, tanto mental como físico. Además, hay otras teoría, que dicen que la miel, por su riqueza en azúcares, hace aumentar de forma completamente natural los niveles de insulina de nuestro organismo y también se serotonina (hormona que mejora nuestro estado de ánimo y además nos relaja).

Por todo ello, y además porque está muy buena, nuestro consejo es que podemos aliviar esos resfriados tomando un vaso de leche calentito con una cucharadita de miel antes de acostarnos… pero cuidado! Sin pasarnos que este remedio natural tiene las mismas caloría que el azúcar….