MEDICINA NATURAL

Medicina natural y vida saludable


Deja un comentario

Dieta y otros consejos de salud para el verano

Esta semana sí que ha llegado el calor de verdad… esta ola de calor que se instaló en España el pasado domingo, llegó ayer a su punto álgido con temperaturas de hasta 41º. Sin embargo, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), esta situación se prolongará hasta el jueves 28 y hasta el viernes 29 en la zona norte de España por lo que hemos de seguir atentos a la dieta para hacer frente a estas temperaturas y la deshidratación que conllevan.

Los expertos insisten que, en verano, necesitamos las mismas calorías que durante el resto del año, salvo que el ritmo y la intensidad en la práctica de actividad física sean muy superiores. Por ello, el mayor movimiento motivado por los baños en la piscina, los paseos por la playa o la montaña o los juegos no justifican que se deba comer más. No obstante, hay diversos aspectos de la dieta que podemos modificar para prevenir problemas de salud. Ahí van algunos consejos:

– Aumenta el consumo de nutrientes que protegen la piel frente a la acción oxidante de los rayos del sol y contribuyan a su hidratación. Ensaladas con tomate, por ejemplo, zanahorias, frutos rojos … serán excelentes aliados.

– Sigue consumiendo legumbres, imprescindibles en la dieta. Pero sustituye los guisos de legumbres, que en los días fríos calientan el cuerpo y resultan tan contundentes, por propuestas veraniegas: sopas ligeras, ensaladas, etc…

– Atrévete con las barbacoas vegetarianas y de pescado.

– Descubre los helados naturales y de frutas. La gama de helados que encontramos en las tiendas suelen aportar muchas calorías (ricos en grasas y azúcares). Otra propuesta más sana es preparar helados, granizados, sorbetes, batidos y jugos bien fríos con las frutas de temporada, como las cerezas, el melocotón, las fresas o el albaricoque.

– Consume té frío de postre o entre horas. Muy refrescantes, acompañados de hielo picado en forma de granizado o mezclados con jugo de limón.

Te deseo un feliz y apetitoso verano!

Anuncios


Deja un comentario

¿Tengo dependencia del móvil?

Según datos del Centro de Estudio Especializados en Trastornos de Ansiedad, las encuestas estiman entre el 53% y el 66% el porcentaje de españoles aquejados de un miedo irracional a permanecer sin móvil. Regresan a medio camino si se les olvida el móvil en casa, no lo apagan cuando entran al cine y lo consultan si nota la vibración durante la película o incluso se lo llevan consigo al baño… Son algunas de las afirmaciones de esta nueva dependencia llamada nomofobia: un miedo irracional a vivir con el teléfono apagado.

Es cierto que en nuestra sociedad se necesita el móvil para todo y debemos de estar localizables en todo momento. Por eso, es difícil distinguir si se trata de una dependencia social o de una adicción real.

José Antonio Molina, psicólogo responsable de psicohealth.com, aclara que, a su juicio, la nomofobia sería un síntoma más a valorar dentro de un cuadro adictivo, en el que cita algunos signos de alerta más. “Como pasar cada vez más tiempo conectados, perder el control, que el hábito empiece a generar consecuencias negativas, repercusiones económicas, cuadros depresivos y, finalmente, síndrome de abstinencia”.

Según diversos análisis, el mayor riesgo está en la población de 18 a 25 años (en este grupo, sólo el 2% usa el teléfono exclusivamente para hablar), aunque los psicólogos parecen coincidir en que existen ciertas personalidades adictivas, con mayor tendencia a sufrir este tipo de problemas. “Personas con déficit de habilidades sociales, que se sienten más cómodos interactuando con los demás a través de la tecnología, con cuadros depresivos…”, apunta Molina. En los casos más graves, la nomofobia y otras adicciones tecnológicas pueden llegar a interferir con la actividad diaria y empeorar la calidad del sueño.


Deja un comentario

¿Distintos problemas de salud entre hombres y mujeres?

El Instituto Nacional de Estadística (INE) acaba de publicar una encuesta tras preguntar por los problemas de salud que nos preocupan, en la franja de edad entre los 16 y los 64 años, y en qué medida nos afectan a nuestra actividad diaria y trabajo.

Los resultados constatan que la salud también nos diferencia a hombres y mujeres. Así, aunque ambos reconocen que los dolores de espalda o cuello son los que más les afectan, no lo hacen en la misma proporción. En concreto, más del 29% de las mujeres asegura padecer dolor de espalda o cuello como el problema de salud más frecuente, frente a un 23% de los hombres.

Además de espalda y cuello, en nivel de incidencia, lo que más nos preocupa o afecta son los trastornos en manos y brazos (7,8%), migrañas y depresión (más del 4% en ambos problemas de salud). Por su parte, los trastornos de salud crónicos que más preocupan a los hombres son los problemas del corazón (10,7%), diabetes (cerca del 7%), los trastornos emocionales (el 4%, diferentes a la ansiedad, depresión o epilepsia) y los problemas de respiración (asma, bronquitis; más del 8%).

Yo hoy me quiero detener en los dolores de cabeza porque son los trastornos neurológicos más frecuentes y se cuentan entre los síntomas más habituales que observan los médicos en su práctica general. El 50% de la población sufre dolores de cabeza durante un año cualquiera y más del  90% presenta antecedentes de dolor de cabeza sufrido en algún momento de la vida. Y ¿sabéis más? La cefalea tensional es la más frecuente, es decir el dolor de cabeza asociado a estrés, exceso de trabajo, sobrecarga emocional…

Así que ya sabéis a relajarse y disfrutar!  Que llega el fin de semana.