MEDICINA NATURAL

Medicina natural y vida saludable

Biocuidados: ¡Ave César!

Deja un comentario

Convierte la ensalada más famosa de la carta en un superalimento quemagrasas

Dos variedades de ensalada César

Dos variedades de ensalada César

¡GANA VOLUMEN!

César, el poderoso:

El propio emperador Julio Cesár habría alimentado a su ejército con nuestra opción para ganar volumen si hubiera conocido esta receta. ¿Por qué funciona? Gracias a la caseína que contiene el requesón. Según la publicación Annuals of Nutrition and Metabolism, esta proteína de digestión lenta está cargadita de glutamina, aminoácido esencial para generar músculo. Es decir, hace lo mismo que las proteínas en polvo, pero el requesón es más barato y sabroso. Además este delicioso plato contiene un gran ingrediente proteínico bajo en grasas: la pechuga de pollo sin piel, que contribuye en 27 gramos al total de las proteínas sin añadir nada de grasa saturada.

Números clave (por ración para 4 personas): 320 kilocalorías, 3 g de grasa (0,5 g saturadas), 44 g de proteínas, 30 g de hidratos de carbono.

¡PIERDE PESO!

César, el hombre menguante:

No nos engañemos, la ensalada César normal es muy calórica por culpa del parmesano, el pan frito y el huevo (por si fuera poco, en los países anglosajones se le suele añadir beicon). Nosotros hemos cambiado el parmesano por semillas de sesamo: aoprtan sabor, reducen el recuento de grasas y te proporconan una carga de vitamina B12 para fomentar la creación de glóbulos rojos. Para los más reticentes ante las ensaladas, toma nota: nuetra receta contiene 10 g de fibra. en un estudio en la Universidad de Toronto (Canadá) se descubrió que la fibra potencia la pérdida de peso y sacia el apetito. Así que no estarás deseando comer una hambuergesa media hora después del almuerzo.

Números clave (por ración para 4 personas): 145 kilocalorías, 5 g de grasa (0,1 g saturadas), 10 g de proteínas, 41 g de hidratos de carbono.

INGREDIENTES BÁSICOS PARA AMBAS RECETAS

  • 2 dientes de ajo
  • Una lechuga romana grande
  • 3 anchoas
  • 2 cucharadas de mostaza Dijon
  • 2 cucharadas de vinagre de vino
  • Un chorro de zumo de limón
  • Sal y pimienta

EL MÉTODO

La receta básica es la misma cualquiera que sea tu objetivo. Sólo tienes que escoger las opciones ¡Gana volumen! o ¡Pierde peso! en los casos en que se ofrezca la posibilidad.

PASO1: EL ALIÑO

Ambas: pica los ajos más fino que puedas. Luego mételo en la batidora (o pásalo por el mortero). Añade la mostaza, el vinagre, tres anchoas, jugo de limón, sal y pimienta. ¡Pierde peso! Añadele la mayonesa y bátelo todo durante 30 segundos. ¡Gana volumen! Añadele el requesón y mezclalo hasta que desaparezcan los grumos. Puede que tengas que añadir un poco de agua o más jugo de limón para que obtener una consistencia líquida: tiene que ser un aliño, no una salsa.

Ambos: Pasa el aliño a un cuenco pequeño, cúbrelo con film transparente y mételo en la nevera hasta que lo necesites.

PASO2: LOS EXTRAS

¡Perde peso! Precalienta el horno a 180º C. Abre el pan de pita, córtalo en cuadraditos muy pequeño y ponlos en una bandeja de hornear. Tuéstalos 15 minutos hasta que queden dorados. Este pan queda muy crujiente sin recirrir al aceite que necesitarías para los picatostes del pan tradicionales. a continuación pasa las semillas de sésamo, la sal y la levadura por una batidora, añadiendo unas gotas de aceite de oliva: este será tu sustituto del parmesano. Los copos de levadura para la alimentació están llenos de vitaminas del grupo B, fibra y proteínas y su sabor limita el intenso gusto del parmesano.

¡Gana volumen! Precalienta el honor a 180º C. en una sartén, mezcla el zumo de manzana, el ajo, el ázucar moreno y la salsa de soja. Deja la mitada de la mezcla en la sartén; con el resto unta bien la pechuga de pollo. Luego hornea el pollo 20 minutos sobre la bandeja forrada con el papel de aluminio. A los 10 minutos, corta una rodaja de pan de semillas de linaza en cubitos y mételos en el horno para se tuesten unos cinco minutos, vigilando para asegurarte de que no se queman. Cuando saques el pollo, asegúrate de que el jugoque saca es limpio, ni lechoso ni sanguinolento, y luego córtalo en dados pequeños. Reduce el resto del líquido obtenido con la mezcla a fuego vivo hasta que quede bien espeso y pegajosos (unos siete minutos). Echale el pollo en la salsa y remuévelo bien hasta que quede impregnado. Con cuidaddo, ralla las yemas de huevo con la parte del rallador que tiene los agujeros mas finos.

PASO3: LAS HOJAS

Ambos: separa las hojas de la lechuga del corazón, lávalas con agua fría y luego pártelas en trozos que puedas llevarte a la boca. la lechuga tiene que estar muy seca, o el aliño no se pegará, así que usa un centrifugador  ¿No tienes uno? Mete las hojas en una bolsa de plástico limpia con muchos agujeritos en el fondo. Pon la bolsa dentro de otra bolsa sin agujeros, átalas juntas y hazlas girar con fuerza.

PASO4: LA MEZCLA

Ambos: Coloca la lechuga en un cuenco grande y vierte el aliño encima.

¡Pierde peso! Esparce el sustituto del paremsano y los picatostes de pan de pita. Echa ambas cosas a la vez, de modo que las hojas queden bien cubiertas y mázclalo todo con una cuchara de madera o con unas pinza de ensalada.

¡Gana volumen! Mezcla los huevos rallados con la lechuga y luego échalo todo junto, procurando que el aliño moje bien todas las hojas. Echa los picatostes y los dados de pollo por encima para completar una bonita presentación.

Date un banquete y luego tómate un caramelito de menta par el aliento, amigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s